alimentación saludable

Más de 3.600 alumnos participan en el proyecto ¡comer fruta tiene llaopremio!

Inculcar hábitos de alimentación saludable desde la etapa infantil es fundamental para conseguir mantener una rutina sana en etapas posteriores, en la que estén presentes alimentos vitales para el correcto desarrollo de las capacidades físicas, y cognitivas. Esta es la base del proyecto ¡comer fruta tiene llaopremio! que se está desarrollando en más de una veintena de centros escolares de la Región de Murcia y que ha sido acogido positivamente por la Consejería de Educación y Cultura de la Región de Murcia y la Dirección General de Innovación Educativa y Atención a la Diversidad, quien ha mostrado su interés en que dicha campaña sea ampliada, animando a que sea un mayor número de colegios los que unan a ella. En este sentido, llaollao muestra su intención en ampliar el desarrollo de dicho proyecto a nivel nacional.

La dinámica es muy sencilla pero, como reflejan las estadísticas que aportan los centros educativos, también muy efectiva. Se trata de premiar con una tarrina con topping de fruta a los alumnos de la clase del centro que mayor consumo de fruta haya tenido en los recreos durante cada trimestre. Es un premio individual, que al mismo tiempo ensalza el trabajo y la motivación en equipo y con la que se logra un impacto positivo no solo en los alumnos de todo el colegio que participan, sino en las familias y el profesorado, ampliando así de manera significativa el número de personas alcanzadas por esta campaña. La implicación de las familias es clave, así que ellas también son premiadas con el diploma «familia saludable» cuando llevan a los peques ganadores a disfrutar de su tarrina con topping de fruta.

Según los informes remitidos, desde la implantación de esta campaña, los niveles del consumo de fruta han ido incrementándose progresivamente hasta alcanzar una subida de entre un 30% y 35%, y los alumnos muestran una predisposición cada vez más positiva hacia el consumo de alimentos saludables de manera habitual. Esta acción se lleva a cabo durante todo el año para conseguir interiorizar y convertir en rutina y hábito diario la ingesta de alimentos saludables, colaborando al mismo tiempo contra el sobrepeso infantil, un problema especialmente preocupante para la OMS.