El secreto del éxito de Candy Crush Saga.

Venga. Un rato más y me pongo con mis cosas. Caramelo rallado, caramelo grande… ¡otra misión! Me termino este nivel y paro. Vaya, me acabo de quedar sin vidas y no me he pasado el nivel por sólo un movimiento. Ya si eso sigo por la noche… aunque en media hora puedo jugar otra vez al Candy Crush Saga… Aguanto. Claro que aguanto… ¡Que pase ya la media hora! ¡Vamos, reloj!

Portada Candy Crush Saga

Si me pasas una vida… te hago los deberes.

Jugamos en el metro, en el bus, esperando para entrar al médico o mientras están poniendo un programa aburrido en televisión. La fiebre de Candy Crush Saga se ha extendido tanto que ya es típico escuchar entre colegas aquello de “Vale. Pero… ¿quién me pasa una vida?”. Candy Crush Saga va a dominar el mundo. Espera… no. ¿Te imginas un combo que convierta todos los caramelos en topping de Salsa Rafaelo? Ese día sí que Candy Crush Saga dominará el mundo.

Bye bye, Angry Birds.

Aún recuerdo cuando los pájaros malhumorados de Angry Birds estaban de moda. Pero, al fin y al cabo, son eso: modas. ¿Sabes cuántas partidas de Candy Crush Saga se juegan cada día? Te vas a quedar frozen: más de 600 millones de partidas a diario. Vamos, que ha desbancado a los pajarracos por goleada. Y no hablemos de Plantas Vs Zombies (al que me enganché pero bien) porque más les vale irse a Walking Dead si pretenden ganar en jugadores a Candy Crush Saga.

Candy Crush Saga la está liando pero bien parda. Sin duda, se ha convertido en el juego más popular del verano para smartphones y Facebook. La mecánica de Candy Crush Saga es bien sencilla: juntar golosinas de colores superando los obstáculos que plantea cada nivel. Pero pasar algunos niveles de Candy Crush Saga… es más difícil que encontrar aparcamiento un sábado por la noche en el centro de la capital o elegir entre la sala de chocolate negro o con leche )¡me gustan todas!).

pantallazo candy crush saga

Vaya subidón de azúcar voy a pillar.

El nacimiento de un mito.

Candy Crush Saga vio la luz a mediados de 2011. Primero, se lanzó una versión para la web de los creadores. Tan sólo tenía un nivel y no se podía compartir nada con amigos. Pero cuando los creadores vieron el potencial que tenía el juego, lo adaptaron para teléfonos móviles. Fue en noviembre de 2012 cuando nació lo que hoy conocemos como Candy Crush Saga. Y en tan sólo un mes… ¡ya lo tenían 10 millones de personas!

El impacto de Candy Crush Saga es tal que incluso se habló de una posible versión para el cine. Por la red circulaba un trailer que, finalmente, resultó ser falso. ¡Una frikada!

 

Una de calamares, tres de cigalas y cuatro quintos.

¿Sabes por qué engancha tanto Candy Crush Saga? Además de porque es un juego social y nos encanta competir contra nuestros amigos viendo por qué nivel van… utiliza el efecto Zeigarnik.

Según el profesor de Psicología Tom Stafford, Candy Crush Saga engancha tanto por el efecto Zeigarnik. Este efecto es el que hace que recordemos más fácilmente las tareas que no hemos terminado que las que ya hemos acabado. Es lo que le pasa, por ejemplo, a los camareros. Cuando toman nota de varios pedidos son capaces de recordarlos con una facilidad llaoalucinante, pero cuando ya los han servido… ¡puf! los olvidan.

Pantalones de colores

Si te pasas el nivel 65 en 2 minutos te regalan estos pantalones. ¡Es broma!

Por eso, cuando tenemos un nivel de Candy Crush Saga a medio no nos lo quitamos de la cabeza hasta que lo conseguimos completar. Porque nuestro cerebro quiere terminar esa tarea sea como sea. Hasta que no lo hacemos, estamos todo el rato con el nivel en la cabeza, con cómo lo podríamos pasar, pensando qué movimiento hacer… Interesante, ¿verdad?

A partir de ahora, seguro que verás Candy Crush Saga con otros ojos… ¡con los ojos rojos de no dormir hasta pasarte el nivel 65!  ¿Hasta qué nivel has llegado tú?

Share Button