Desde el Olimpo hasta llaollao, el Cheesecake de Winterllao.

Poco a poco os vamos descubriendo todos los secretos de la Winterllao. El delicioso Gofrellao, las esponjosas llaotortitas o los tentadores chococrêpes. ¿Estáis dejando frozen a vuestros amigos contando el origen de los irresistibles de la Winterllao?

Ya hemos aprendido que los gofres comenzaron a prepararse en planchas de metal durante la Edad Media, que las tortitas son originarias de Rusia y que Napoleón escondió una crêpe bajo su chaleco y por eso metió su mano debajo mientras le retrataban. Pues bien, hoy vamos a descubrir un montón de curiosidades sobre el Cheesecake.

orígenes de la tarta de queso

A mí que me pongan dos.

Si te gusta la tarta de queso levántate de la silla. Ahora ponte de pie. Y a la de tres pega un salto. Uno, dos, ¡tres! ¿Lo habéis notado? El suelo ha temblado. Porque somos muchos los cheeselovers repartidos por la Tierra. Y ojo porque esto no es nada nuevo. ¿Quién adivina en qué país y en qué acontecimiento deportivo se consumió por primera vez? Vais a alucinar…

El alimento de los deportistas.

El origen del Cheesecake es algo incierto aunque sí que hay documentos que dejaron constancia del que se considera su origen oficial. El Cheesecake formó parte del menú diario de los deportistas que participaron en los primeros Juegos Olímpicos. Eso fue en Grecia, en el año 776 a.c. Era una gran fuente de proteínas que se utilizaba para que los atletas estuviesen preparados antes de las competiciones. ¿Te imaginas a los atletas griegos sentados en una terraza de un espacio llaollao tomándose un Cheesecake?

orígenes de la tarta de queso

¡Ese Cheesecake de llaollao será para mí!

El Cheescake gustó tanto que los romanos se quedaron la receta y la expandieron por todo el resto de Europa. Pero cada pueblo comenzó a preparar quesos de distintos modos, lo que hizo que surgiesen diferentes tipos de tartas de queso. Por ejemplo, los franceses le ponían queso de ricota y lo alemanes requesón o quark. Y los franceses preparaban el Cheesecake con queso neufchâtel. No sé vosotros. Pero yo… los probaría todos.

La llegada a los Estados Unidos.

El caso es que la receta del Cheesecake cruzo el charco hasta llegar a los Estados Unidos en un barco de inmigrantes europeos que buscaban una nueva y mejor vida al otro lado del Atlántico. En 1872, un productor de queso norteamericano intentó elaborar la receta francesa con queso neufchâtel. Pero, como ocurre en la mayor parte de ocasiones, hubo un pequeño error. ¿Recordáis que el origen del yogurt también fue por casualidad? Resulta que este señor creó, de forma fortuita e inesperada, un queso cremoso al que llamaría Philadelphia. Y, sin ser consciente, había dado con la receta del Cheesecake que enloquecería a todos: el famoso Cheesecake americano.

Actualmente, lo más típico es tomar Cheesecake con alguna salsa por encima. En llaollao se sirve con una salsa de fresas silvestres que está para chuparse los dedos. Ya os adelanto que si a los atletas griegos les hubiesen dado como premio un Cheesecake de llaollao… habría habido empate en todas las pruebas.

Share Button