A Napoleón le habrían encantado las crepês de la Winterllao.

¿Sabes qué es la teoría de los seis grados de separación? Aquella que dice que todos estamos conectados por tan sólo cinco contactos como máximo. Pues bien, Napoleón y los crepês de la Winterllao están conectados por uno. ¿Qué no?

Retrato de Napoleón

Fan total de los crêpes.

El otro día cené en una plaza de mi ciudad. Estuvo genial pero me quedé con ganas de postre. Frente a la terraza había un espacio llaollao. Y no me pude resistir a tomar algo de la Winterllao. Como me declaro fan total de los crêpes, adivinad qué me pedí.

Probad cualquiera de los tres tipos de crêpes de la Winterllao y me contáis qué tal. Vais a alucinar. Concretamente me pedí un Chococrêpe con Toblerone®. Y os aseguro que me pasó aquello de “que esto no se acabe nunca”.

Para gustos… los crêpes.

¿Sabes cuáles son los tres tipos de crêpes que puedes encontrar en la Winterllao? ¿No? Como una imagen vale más que mil palabras, te refresco la memoria.

Winterllao

Este sí, este no… este crêpe me lo como yo.

Bananacrêpe con plátano y dulce de leche, Fruitcrêpe con fruta variada o Chococrêpe con Crunch®, Oreo® o Toblerone® y Nocilla®. Dicen que el mar está lleno de peces. Pues la Winterllao de crêpes. Y cualquiera de los tres tipos de crêpes te van a enamorar este invierno.

Pero ¿qué tiene que ver Napoleón con los crêpes de llaollao?

Buscando información sobre las crêpes he descubierto que hay varias leyendas en torno a su origen. Quédate con la que más te guste.

  • Los crêpes los crearon los cocineros de Napoleón para sorprenderle ya que se aburría con los platos de siempre. Y no sólo le gustaron sino que se convirtieron en su plato favorito.
  • Los crêpes los creó un cocinero de Montecarlo llamado Henri Charpentier en 1895. Inventó los crêpes para sorprender al Príncipe de Gales. ¿Y con qué lo preparó? Con fruta, como el Fruitcrêpe.
  • Los crêpes los inventó M. Joseph, un cocinero de un teatro de París en 1897 para una obra de teatro. La gente los probó y se popularizó.

No sé cuál será la real. Pero lo que sí sé es que se jugaba a un juego: intentar dar la vuelta en el aire al crêpe con la sartén sin que se cayese al suelo o se rompiese. Es más, era de mal augurio si pasaba eso. Se cuenta que en una ocasión… a Napoleón se le rompieron y fue el comienzo de su derrota. ¿Será cierto?

Este invierno, los crêpes de la Winterllao le declaran la guerra al aburrimiento. ¿Cuál es tu favorito?

Share Button