6 extraños y bellos animales marinos

La Madre Naturaleza es extraordinaria, eso nadie lo duda. Su creación es digna de admiración y cada ser que habita sobre la faz de la tierra es una perfecta obra de ingeniería. Mientras que a los animales terrestres, por cohabitar con nosotros, estamos más acostumbrados, en el fondo del mar es donde podemos encontrar especies de extraños y bellos animales marinos ante los que no podremos contener nuestro asombro.

En llaollao amamos la biodiversidad y defendemos el medio ambiente, por eso hoy proponemos un paseo entre un tipo de fauna marina que nos recuerda lo grandiosidad del medio natural. ¡Acompáñanos!

1. Dragón marino

Extraños animales marinos

¡Alucinante! Parece un alga totalmente, pero no. Se trata del conocido vulgarmente como Dragón marino, de nombre científico Phycodurus eques. Como habréis adivinado, este adorable animalito pertenece a la misma familia que los caballitos de mar. Originario del sur de Australia,  posee unas finas y pequeñas aletas que hacen que el animal se mueva suavemente, de manera que los depredadores lo confundan con un alga. Se trata de uno de los ejemplos de camuflaje más impresionantes de la naturaleza, más si tenemos en cuenta que, cuando se siente amenazado, es capaz de cambiar de color. ¡Qué preciosidad!

2. Dragón azul

Extraños animales marinos

Foto CC: Sylke Rohrlach

El Dragón azul (Glaucus Atlanticus) es un nudibranquio y, como tal, se trata de un animal marino de extraordinaria belleza. Pertenece a lo que se conoce como babosas de mar, ya que es un molusco gasterópodo. Habita en aguas templadas y tropicales de Sudáfrica, Australia, Mozambique… ¡E incluso Europa, en el Mediterráneo! En realidad, la parte tan colorida y vistosa de la foto es la parte de abajo del animal, pues suele flotar panza arriba en la superficie de las aguas y se deja arrastrar por la corriente. Son difíciles de ver, pues miden tan sólo de 2 a 4 centímetros. Pero cuando se encuentra uno… ¡Qué maravilla!

3. Medusa de fuego

Lions Mane Jellyfish

Foto CC: lifefish / stockarch.com

También conocida como “melena de león” -y de nombre científico cyanea capillata- la medusa de fuego es la más grande de todas las especies. Mientras que su umbrela puede llegar a medir 3 metros, sus venenosos tentáculos superan los 3o. Esta amiguita vive en el océano Ártico y en el Atlántico norte, llegando incluso hasta el golfo de Vizcaya. ¡Pero tranquilos! No hay probabilidad de encontraros con una de ellas, ya que viven en las profundidades abisales. Eso sí, si alguno de sus tentáculos se desprende, puede conservar las células venenosas activas durante varios meses y dañarnos si es arrastrada a la costa por las corrientes. De hecho, en Estados Unidos, algunos tentáculos de un sólo ejemplar urticaron a 150 personas. ¡Menudo poder destructor!

4. Camarón mantis

Extraños animales marinos

¡Pero no me digáis que no sería adorable tener de mascota a este gonodactylus smithii! Pues no os creáis, porque, aquí donde le veis, este crustáceo tiene muy malas pulgas. Tiene más colores que un samun, lo que lo convierte en el crustáceo más bello que se ha descubierto, pero también mantiene pasmada a la comunidad científica por su extraordinaria agresividad y su fuerza desmedida: aquí, mi primo, es conocido entre los buceadores como “rajador de pulgares” y es capaz de romper el cristal de un acuario de un derechazo. Sí, decimos derechazo porque sus dos extremidades delanteras poseen un sistema de huesos internos que le capacitan para propulsar sus pinzas en formas de guantes de boxeo. Así noquea a otros congéneres de hasta 0cho veces mayor tamaño. ¡Menudo pieza!

5. Pez Mandarín

Pez Mandarín

El pez mandarín o synchiropus splendidus es originario del Pacífico y el océano Índico y es uno de los ejemplares más populares en los acuarios de agua salada, por sus vivos colores, sus majestuosas aletas, su amable carácter y sus sencillos cuidados. En su hábitat natural, merodean entre las rocas y corales en busca de pequeños crustáceos que llevarse a la boca, nunca se meten con nadie -a no ser que otro macho les intente levantar a la novia-, y una capa mucosa tóxica les protege de los depredadores. ¡Qué majetes!

6. Bailarina española

Extraños animales marinos

¡De nuevo estamos ante un nudibranquio! Pero, en este caso, se trata de una especie con un extraordinario poder de natación. No obstante, fue apodado así por sus movimientos giratorios y su llamativo color rojo, pues recordaba a los movimientos de una bailaora flamenca. Puede llegar a medir hasta 40 centímetros, lo que lo convierte en el más grande de su especie y recibe el nombre científico de hexabranchus sanguineus (seis branquias color sangre). Para que apreciéis mejor la razón por la cual se conoce a este nudibranquio como “bailarina española”, os dejamos el siguiente vídeo, a partir del minuto 1:30. ¡Es muy relajante!

Después de esta inmersión a las profundidades marinas más inexploradas, sólo nos queda recordaros lo importante que es que respetemos la naturaleza y a todos los seres que se encuentran en ella. Nunca molestéis, capturéis o dañéis a ningún animal marino, pues muchas pueden ser especies en peligro de extinción y dañarlas afecta irremediablemente al ecosistema entero. ¡Sólo así podremos seguir disfrutando durante muchos años de estos seres tan extraordinarios que nos regala la Madre Naturaleza!

Share Button