10 ideas de propósitos para 2015

Cada noche de fin de año se repite algo en casa. Y no. No hablo del momento “¡aquí solo hay once uvas! ¡Me falta una!”, ni del cuñado que te dice “ese portátil lo habría sacado yo por trescientos euros menos”, ni del “¿Y cómo vas de novi@s?”. En fin… que hay algunos momentos que todos conocemos de sobra de ese día tan (me vas a permitir ponerme un poco moñas) mágico que es el 31 de diciembre. Por cierto, este año la Nochevieja cae en 31; como el año pasado. ¡Qué cosas!

 

A lo que iba, que durante el día 31 ocurre algo que, al menos a mí, solo me ocurre ese día. Y es hacer recuento de lo que ha sido el año que está a punto de quedar atrás y pensar en algunos propósitos para el que entra. Te aseguro que lo hago cada día 31 de diciembre. En ocasiones, he escrito en un papel lo que quiero conseguir durante el siguiente año. Y el último día lo he leído. A veces he conseguido muchas de esos propósitos, a veces… ninguno. Pero, oye, te aseguro que hacerlo es algo de lo más curioso.

propósitos año nuevo

Ya sabes., 12. Ni 10 ni 13… 12.

 

 

Lo que más me gusta de la noche de 31 de diciembre no son los conjuros mágicos para atraer la buena suerte (como la infalible ropa interior roja o el tomarte las uvas a la pata coja y bajar el pie derecho al final), ni el intentar enviar mensajes o llamadas por el móvil y no poder porque está saturada la red, ni las galas de Nochevieja que emiten en televisión (como las de Martes y Trece… NINGUNA). Lo que más me gusta de la noche del 31 es echar la vista atrás y sorprenderme con las cosas que me han ocurrido durante ese año y no esperaba. Eso y… proponerme propósitos para el nuevo año. ¿Ya tienes los tuyos? Se me ha ocurrido hacer este post con algunas ideas. Quizás, te ayuden a proponer los tuyos. Here we go!

 

  1. Mover el culo.

Me vas a perdonar que sea tan directo pero… hay que mover más el culo. Vamos a hacer deporte, ¿no? Hay mil opciones, desde running hasta deportes en grupo. Tú eliges pero… ¡a moverse!

 

  1. Tener proyectos personales.

Puede ser desde escribir un blog, hasta pintar un cuadro, hacer papiroflexia o componer una canción. Pero los proyectos personales nos hacen crecer. No hablo de temas laborales sino personales.

 

  1. Leer más.

Me da igual que sean las instrucciones de montaje de un mueble o la composición del champú. Pero… debemos leer más. Leer nos fortalece el músculo del cerebro, y los dedos de las manos al pasar de página.

 

  1. Conversar cara a cara.

¿Recuerdas lo que era hablar con un amigo sentado frente a él? Venga, que una conversación de WhatsApp sin el móvil entre las manos es una experiencia increíble. Queda en un espacio llaollao y y charlar, charlar, charlar…

 

  1. Llamarle si quieres llamarle.

Hay una personita con la que llevas tiempo sin hablar, o que te gusta, o a la que quieres pedirle disculpas o… lo que sea. Pero no te atreves. Pues… ¡atrévete! ¿Sabes la de oportunidades y experiencia que nos perdemos por no hacer? Pues haz. Pero… espera… si es a tu ex una noche de esas en las que no sabes muy bien por qué haces las cosas… deja los deditos quietos, ¿ok?

 

  1. Conocer gente nueva.

Mira, yo llevo ya seis meses en otra ciudad. No conocía a casi nadie y ver cómo poco a poco voy ampliando mi círculo es fantástico. Si sales a tomar algo, inicia una conversación o apúntate a un curso o al gimnasio. Yo que sé. Pero debes estar predispuesto a conocer nueva gente. Es una de las experiencias más agradables que podemos vivir los humanos: interactuar con gente que no conocemos y conocerles.

 

  1. No hacer caso al móvil si estás acompañado.

Lo reconozco: yo también he mirado mis redes sociales o mis mensajes cuando estaba con mis amigos, mi pareja o mi familia. Y… no mola nada que te lo hagan. Te aseguro que yo cada vez lo hago menos y en 2015 sabré cuándo debo dejar el móvil a un lado. Pero no lejos, no sea que me lo robe jejejeje

propósitos nuevo año

No tengas la tentación de mirar tus mensajes. ¡Fuerza! ¡Yo también lo voy a intentar!

 

 

  1. Aprender algo nuevo.

Pues mira, yo este año he aprendido muchas cosas nuevas como a editar con un programa de vídeo que no conocía o a dar masajes descontracturantes. Aprende élfico, a cantar como Shakira o a hacer tortilla de patatas con cebolla. Pero aprende cosas nuevas.

 

  1. Déjate llevar por tu intuición y por tu corazón.

Esto igual queda cursi. Pero debemos saber mantener en equilibrio lo que nos dice nuestra razón y lo que nos pide nuestro corazón. Dar más fuerza a uno y a otro nos puede llevar a problemas o a pérdida de oportunidades. Pero si hay algo dentro de ti que te dice “esto tienes que hacerlo”… hazlo. Por ejemplo, pedirte un tercer topping aunque solo pensabas pedir dos pero ¡es que quieres tres! jajajaja

propósitos año nuevo

El truco es cuestión de equilibrio. Suena fácil, jajaja.

 

 

  1. Más presencia de la música en tu vida.

Si puedes, comienza el día con música. Que el sonido de tu despertador sea una canción que te guste. Desayuna escuchando música, haz deporte escuchando música, sal a pasear escuchando música, ve a conciertos… El poder de la música es increíble. Un día escribiré un post 100% dedicado a ello. Nos cambia el carácter, nos emociona y hasta nos cura. En fin… ¡arriba el volumen!

Share Button