10 frutas raras que no creerás que existen

A estas alturas no hace falta que os digamos cuánto amamos la fruta en llaollao, por eso hemos querido investigar para encontrar las frutas más raras y sabrosas que se encuentran en la naturaleza. Formas caprichosas, colores increíbles, texturas extrañas y sabores exóticos caracterizan la selección que os ofrecemos. Lo cierto es que nos encantaría probarlas todas y saber qué tal combinarían con nuestro frozen yogurt, aunque algunas, como la primera, ya forman parte de la selección de llaollao en otras partes del mundo.

1. Pitaya

frutas raras

Conocida como “fruta del dragón”, se trata del fruto que dan algunas especies de cactus. Es originaria de México, pero también se cultiva con éxito en algunos países del sudeste asiático. En España se está experimentando su cultivo desde hace algunos años en Málaga y Canarias. De carne blanca y dulce sabor, contiene poco azúcar. A pesar de que se reviste de una coraza de pinchos, es un fruto delicado y poco apto para su transporte, sobre todo la variedad de corteza rosa, ya que existe otra de color amarillo que es más resistente. Como curiosidad, os gustará saber que la planta de la pitaya es polinizada por murciélagos, ya que sus flores se abren sólo durante la noche. ¡Qué exótico todo!

2. Carambola

frutas raras

Se trata de una fruta nativa de Indonesia, la India y Sri Lanka, y en general su cultivo está extendido por todo el sudeste asiático. También por países tropicales de América. Lo que más mola de la carambola es que, si se corta de forma transversal, los pedazos resultan con una bonita forma de estrella de cinco puntas. Lo que menos mola es que, si se consume en grandes cantidades, es tóxica y provoca insuficiencia renal. Su pulpa es jugosa, un poco fibrosa y ácida y se consume tanto cruda como cocida. ¡Qué raruna!

3. Lichi

frutas raras

El lichi hace tiempo que dejó de ser algo exótico, gracias a que nos lo sirven de postre en los restaurantes chinos. Eso sí, de lata. Y de lata no es lo mismo.  La parte exterior del lichi es como una pequeña armadura de color rojo que se desprende fácilmente, mientras que su pulpa es blanca y dulce, de textura similar a la uva, resbaladiza y acuosa.

4. Zapote negro

frutas raras

Y esto tan negro y desagradable a la vista es en realidad una sabrosa fruta de usos medicinales. El zapote negro es originario de mesoamérica y tiene una textura y un aroma que recuerda al flan de chocolate. Lo curioso de esta fruta es que no tiene nada que ver con el zapote blanco, sino que el árbol al que pertenece está emparentado con el ébano. ¡Una experiencia gastronómica tan rara como glamurosa!

5. Durio

frutas raras

Seguro que ninguno de nosotros se acercaría a menos de un metro de un durio, a pesar de que se trata de un fruto muy valorado en el sudeste asiático por su intenso sabor. El inconveniente es su olor, extremadamente fuerte y desagradable y que recuerda al de la basura en descomposición. La pestilencia que desprende y su coraza repleta de duras espinas hace pensar que lo de dentro debe de estar buenísimo ¡Si no, para qué tantas armas defensivas! Como curiosidad, y debido a su persistente hedor, es una fruta prohibida en los hoteles y los medios de transporte públicos de Asia.

6. Mangostino

frutas raras

De fragante pulpa, el mangostino es un fruto dulce y agrio a la vez, con sabor cítrico y textura de melocotón, tan delicioso que cuenta la leyenda que la Reina Victoria llegó a ofrecer una recompensa a quien le trajera esta fruta. El mangostino tiene propiedades antioxidantes, gracias a que tiene un alto contenido en polifenoles y taninos, igual que las uvas. Encontrarlo fuera de Asia fresco es muy difícil, ya que su exportación está muy restringida para evitar plagas de la mosca de la fruta asiática, aunque ya se cultiva en Puerto Rico en pequeñas cantidades, y también en Colombia, donde se introdujo a principios del siglo XX.

7. Kiwano

frutas raras

También conocido como “melón con cuernos” o “pepino de África”, el kiwano ya se cultiva fuera del continente africano en lugares como Australia, Argentina, Estados Unidos… ¡y España! En la zona de Málaga. Se trata de uno de esos frutos raros de verdad, ya que si se mezcla con azúcar su sabor recuerda a una mezcla entre kiwi y plátano, mientras que si se incorpora a un plato salado su sabor es parecido al del pepino. Realmente exótica.

8. Rambután

frutas raras

El rambután es un fruto tropical que procede el archipiélago malayo. Su nombre significa “peludo”, pero esto no es lo más gracioso en cuanto a su denominación, ya que en los diversos países iberoamericanos donde se cultiva se le conoce como “mamoncillo chino”.  Ahí lo dejo. A pesar de su aspecto áspero, en su interior se esconde un esférico corazón, acuoso, suave y de agradable sabor. Como curiosidad, podemos decir que se trata de un pariente del lichi.

9. Rosella

frutas raras

Aunque la rosella no se consume en crudo, se utiliza para hacer mermelada, refrescos, infusiones, dulces e incluso una especie de vino tras su fermentación. Una vez más, se trata de un fruto que se puede encontrar tanto en Asia como en diversos países de América. También es conocida como “rosa de Jamaica” o “rosa de Abisinia”, lo que hace que nos suene mucho más exótica.

10. Plátano rojo

frutas raras

Un plátano no tiene mucho misterio para nosotros, a pesar de que su cáscara sea rojiza no nos sorprenderá. Sin embargo, ¿qué cara se te queda si te decimos que el plátano rojo tiene un regusto de frambuesa? Quienes han probado esta especie originaria de Ecuador aseguran que no es tan dulce y presenta un toque agrio, por lo que está delicioso horneado o tostado. Desde finales del año pasado se está cultivando en Canarias, aunque no de forma masiva sino experimental. ¡De todos modos, nosotros nos quedamos con los plátanos de Canarias, los de las motitas marrones!

Después de este repaso por las frutas más raras del mundo sólo nos queda preguntarte, ¿cuál de ellas le añadirías a tu llaollao? (El durio nos lo saltamos).

Share Button